Imprime esta Página Comente aqui este artículo Regresar a página Anterior Regresar a página principal

Resumen

Cuatro décadas construyendo futuro

Así era el panorama del productor lechero

Conciencia cooperativa

PRIMERA ETAPA: COMIENZO INCIERTO

SEGUNDA ETAPA, LOS BUENOS TIEMPOS

El primer litro de leche vendido  

Servicios: más cerca del campesino  

Tiempos críticos: importaciones, enlechadas

COLANTA, más servicios, más crecimiento

Derivados lácteos

Cárnicos COLANTA

Pulverizadoras COLANTA

Nuestras instalaciones
COLANTA exportador
Programa tanques de enfriamiento
Equipos de ordeño
Concentrados y sales

Nuevo siglo, nuevas expectativas

COLANTA, más labor social

Referencias  

Resumen:

En 1964 un grupo de 65 campesinos sembraron la base de la cooperativa COLANTA. En Medellín existía un oligopolio que adoptó la práctica desleal de rebajar de forma unilateral el precio de la leche que recibían del campesino, situación ésta que sirvió para la naciente cooperativa que en sus inicios se llamó Coolechera. En casi una década de existencia quebró tres veces, hasta que en 1973 llegó a la gerencia el M.V.Z. Jenaro Pérez Gutiérrez. COLANTA es el esfuerzo de 6 mil asociados trabajadores y 12.000 productores que hoy dan fe de las bondades del sistema cooperativo, como alternativa y redención del agro colombiano. La Cooperativa tiene más futuro que historia, valora su pasado porque hace parte de su presente, de su futuro y de lo que hoy es: un sueño hecho realidad de campesinos y trabajadores.

Ir a princio de Pagina

Cinco décadas construyendo futuro

La Cooperativa COLANTA comenzó a tejer su historia el 24 de junio de 1964, cuando en el municipio de Donmatías, al norte del departamento de Antioquia, se asociaron 65 campesinos. Esta unión se gestó para enfrentar los abusos reiterados de un oligopolio existente en Medellín, puesto que estos campesinos derivaban el sustento diario de la producción de leche y carecían de alternativas económicas para vivir. 

Por su parte, los habitantes de la región del norte antioqueño heredaron suelos pobres y poco aptos para la agricultura, debido a la explotación de oro. Eran suelos de fertilidad baja o muy baja, ácidos, lo que implica necesariamente su recuperación con base en fertilizantes. En épocas anteriores, grupos de mineros llegaron y colonizaron la región; así se establecieron las primeras comunidades en el norte antioqueño.  

El efecto de remoción y lavado de millones de toneladas de tierra (las mejores para el uso agropecuario) terminó con el agotamiento de la capa fértil del suelo. Lo suelos se sembraron con pastos tratados con fertilizantes que cambiaron el paisaje de la región.

La ganadería, entonces, surgió como redentora del norte antioqueño. Se instauró así, una cultura pecuaria que en adelante giraría en torno al ganado de leche y con el correr de los años adquiriría mayor importancia en la región. Contribuyó a esta tendencia el hecho de que los municipios del altiplano desarrollaron la actividad lechera teniendo en cuenta oportunidades y ventajas como el clima, la red vial secundaria existente y la cercanía a Medellín y demás municipios del Valle de Aburrá. Y sobre todo, la vocación cooperativa de sus gentes como semilla que germinaba inclusive antes de 1964.

  Ir a princio de Pagina

Así era el panorama del productor lechero

En la década de los años sesenta, el municipio de Medellín prohibió la venta de leche cruda. Así mismo, se creó un oligopolio constituido por empresas privadas que expendían el 90 por ciento de la leche con las marcas Proleche, San Martín y Paquita. Adicionalmente, en los periodos de vacaciones de colegios, disminuía dramáticamente el consumo y en consecuencia la ventas de leche.

Además estaban expuestos a las abusivas políticas del oligopolio, por eso, eran obligados a hacer largas filas para adquirir la leche que se distribuía solamente cada dos días. Los domingos y festivos no había expendio.

En relación con el productor de leche, el oligopolio disminuía unilateralmente el precio de la leche, o simplemente no la pagaba señalándola como “ácida”. Además, se les retenía a los campesinos un porcentaje del pago que posteriormente era devuelto en papeles o acciones que poco servían. En concreto, las condiciones del momento conspiraron para desestimular el trabajo del pequeño productor de leche para quien la actividad no representaba alternativa de futuro para sus hijos.

Ir a princio de Pagina

Conciencia cooperativa

En los años sesenta el sistema cooperativo vivía la etapa de crecimiento, expansión e integración. Estos procesos fueron jalonados por la Iglesia Católica, líderes comunitarios, sindicatos y representantes del Gobierno (Fajardo, 2003). El periodo es conocido como la etapa de consolidación del sistema cooperativo en el país. Por eso, en 1964 nacieron asociaciones como la Cooperativa de Ahorro y Crédito Donmatías, Coonorte, Coomeva, entre otras. Así, la fundación de la Cooperativa, por parte de campesinos de Donmatías, excedió cualquier criterio de casualidad, porque se dio en un marco de conciencia colectiva y cooperativa que vivía el país.

A partir de este contexto, y para darle solución a la situación reinante del campesinado del norte antioqueño, la Secretaría de Agricultura del Departamento de Antioquia estimuló la asociación de los sesenta y cinco productores de leche en una Cooperativa Lechera, la cual fue reconocida según Personería Jurídica 255 de la Superintendencia Nacional de Cooperativas de la República de Colombia de junio 24 de 1964.

Ir a princio de Pagina

PRIMERA ETAPA: COMIENZO INCIERTO

La efervescencia del momento que marcó el nacimiento de La Cooperativa pasó, y comenzó la ardua labor de plasmar en realidad un sueño. La campaña de crear conciencia cooperativa entre los campesinos del norte antioqueño se hizo difícil, pese a los ánimos de los pioneros. Algunos líderes recorrían municipios cercanos con la misión de educar y crear conciencia en los campesinos sobre las bondades del cooperativismo; desde Donmatías viajaban hasta Medellín y de aquí hasta municipios como Entrerríos porque en esa época aún no había carreteras que interconectaran los municipios entre sí. El proceso de cambiar una cultura suele constituirse en labor de titanes cuyos frutos vienen con el tiempo y la perseverancia a ultranza.

La Cooperativa comenzó con el montaje de un pequeño almacén de insumos agropecuarios en el municipio de Donmatías. Los pocos asociados adquirieron el compromiso de aportar dos centavos de peso por litro de leche vendida a queseras o pasterizadoras existentes. Sin embargo, bastó poco tiempo para evidenciar la dificultad económica de La Cooperativa y del campesinado porque estos últimos producían solamente un promedio de 20 litros diarios; producción de la que derivaban la subsistencia.

Desde el comienzo se insistía en la necesidad de producir con técnica. Sin embargo, la situación reinante en el norte antioqueño, la cultura enraizada en los campesinos, sin alternativas de mercadear la producción de leche, contradecía la intención de la producción con técnica. Y las condiciones históricas del momento apuntaron a esta conclusión: en Medellín se prohibió la venta de leche cruda; se estableció el oligopolio antes mencionado que se encargaría del procesamiento y distribución de la leche; los precios no estimulaban la producción lechera en el campesino. Estas irregularidades en la cadena producción-oligopolio-consumidor configuraron la oportunidad de oro para la entrada en escena de un segundo operador lácteo para Medellín y el Área Metropolitana. Sin embargo, La Cooperativa solamente subsistía a duras penas, es decir, no estaba preparada para afrontar este nuevo reto.

En el periodo comprendido entre 1964 y comienzos de los años setenta se declaró legalmente en quiebra en tres ocasiones, y con este panorama, la entonces Superintendencia Nacional de Cooperativas ordenó su liquidación en varias ocasiones. La ordenación de la liquidación se debió a que el limitado capital de La Cooperativa no cumplía con los requisitos mínimos ordenados por la Ley. Hasta 1973 La Cooperativa mostraba poco desarrollo y un balance estancado; en una década de existencia ya se habían despedido a cuatro gerentes por su gestión. En razón a lo anterior, algo debía hacerse para conservar la mística y el sueño cooperativo de un grupo de campesinos.

  Ir a princio de Pagina

SEGUNDA ETAPA, LOS BUENOS TIEMPOS

La crisis reinante en La Cooperativa hasta 1973 precisó tomar alguna determinación o fórmula salvadora. Para cumplir con este propósito, fue nombrado como Gerente el Médico Veterinario y Zootecnista, Jenaro Pérez Gutiérrez, quien había desempeñado los cargos de Secretario de Agricultura del Departamento de Antioquia, director del Centro de Diagnóstico Veterinario del Instituto Zooprofiláctico Colombiano, y catedrático de la Universidad de Antioquia. En pocas palabras, Jenaro Pérez tenía el perfil ideal, y además, era ampliamente conocido entre ganaderos y entidades del gobierno.

El nuevo Gerente propuso al Consejo de Administración el montaje de una planta de concentrados por ser menos costosa, sin embargo, era claro que los asociados deseaban una pasterizadora de leche. Así mismo, planteó la necesidad de cambiar el nombre de Coolechera (que así se llamaba La Cooperativa) por el de la sigla COLANTA que significaba Cooperativa Lechera de Antioquia; al tiempo, se definió que el objeto de la Institución era la compra, pasteurización y venta de la leche captada a asociados y productores. 

En el año 1974, y dada la precaria situación de COLANTA, se hizo necesario buscar recursos financieros para el desarrollo de los proyectos de la nueva administración. Por eso, COFIAGRO, Corporación Financiera Agropecuaria aprobó un crédito por 20 millones de pesos. Adicionalmente, la Gobernación de Antioquia, a través de la Secretaría de Hacienda aportó cinco millones de pesos. Posteriormente, se aprobó un nuevo crédito por 20 millones de pesos por parte del Banco Ganadero y el entonces IDEMA, Instituto de Mercadeo Agropecuario, que prestaron $10 millones de pesos cada uno. Para otorgar estos créditos, COLANTA ofreció como garantías, además de las firmas del Gerente, Jenaro Pérez, y los miembros del Consejo de Administración, el terreno adquirido a crédito donde se construyó la planta Caribe, así como los equipos que comprarían con los préstamos y el propio edificio que se construiría en Caribe.

Los primeros años de la segunda etapa de La Cooperativa fueron de carácter pedagógico entre asociados y campesinos. Consistía en un trabajo de concientización de líderes y campesinos de las bondades del sistema cooperativo en los municipios con vocación ganadera y lechera.

  Ir a princio de Pagina

El primer litro de leche vendido  

Con la dirección del doctor Jenaro Pérez Gutiérrez, los recursos adquiridos en calidad de préstamo y el trabajo de concientización en municipios y campos del departamento de Antioquia, COLANTA se preparaba para hacer historia.

En la década de los setenta, Colombia presentaba déficit de leche; y el Estado, por intermedio del IDEMA, era el único que podía importar leche en polvo la cual era vendida a las pasterizadoras para reconvertirla (mezclar con leche fresca y agua). Para 1974 disminuyó el consumo percápita de leche según estadísticas de la Secretaría de Agricultura; así, mientras en 1968 el promedio era de 80 kilos por año, seis años después sólo alcanzaba a 57 kilos.   

En el año 1975, la gestión de Jenaro Pérez ante los organismos oficiales surte efecto. El 30 de abril de dicho año el Gobierno sanciona la ley por medio de la cual se exime de impuestos a la producción lechera. Por eso, COLANTA se apresuró en prepararse, adquirir y tener a punto la planta procesadora en el barrio Caribe de Medellín.

La puesta en funcionamiento de la planta pasterizadora ocurrió en 1976, cuando se adquirió y puso en funcionamiento. Era una pasterizadora usada, comprada en Estados Unidos por el Gerente.

Oficialmente, y para los anales de la historia de COLANTA, en la fecha del 25 de julio de 1976, se venden los primeros tres mil litros de leche pasterizada. En esa misma fecha esperaban captar 28 mil litros de leche por parte de los asociados-productores, sin embargo solamente llegaron ocho mil; los primeros litros de leche fueron llevados a COLANTA en el camión que condujo el señor Raúl Monsalve, a las 10 de la mañana.  

En el primer día, no se recibió la cantidad de leche esperada, tampoco se vendió la captada, pero a partir esos primeros 3.000 litros vendidos, la leche COLANTA comenzó a posicionarse. En el empeño de llegar al consumidor final, inclusive los días festivos y domingos con un producto fresco y de excelente calidad, radicó el éxito de COLANTA; así fue el comienzo del final del imperio del oligopolio lácteo en Antioquia, porque sus debilidades fueron la oportunidad y fortaleza de La Cooperativa.

Ir a princio de Pagina

Servicios: más cerca del campesino

Con la puesta en marcha de la procesadora de Leche, se hizo necesaria la apertura de nuevos almacenes agropecuarios en otros municipios del departamento de Antioquia, con lo cual se necesitó incrementar su planta de personal que generó 71 nuevos empleos. Dichos agropecuarios, comenzaron a impactar el medio donde residían los asociados y productores porque ofrecían productos y servicios a precios cooperativos.  

Al pequeño local de insumos agropecuarios que se abrió en Donmatías en los años sesenta, le siguieron una cadena de almacenes y comercializadoras, centros de acopio, plantas procesadoras y de concentrados, sales y fertilizantes regados por los departamentos de Antioquia, Bolívar, Córdoba, Quindío, Caldas, Boyacá, Cundinamarca, Nariño, Risaralda y Valle. Establecimientos más cerca del productor y que regularon la economía en los lugares donde se hizo presente COLANTA.

Hoy COLANTA tiene la primera gran cadena de agropecuarios con 45 AgroCOLANTA estratégicamente ubicados. En Estos, los asociados y campesino adquieren, al costo, fertilizantes, concentrados, droga veterinaria y productos para la finca y el hogar. Son verdaderos polos de desarrollo agropecuario y el soporte para el departamento de Asistencia Técnica, en los que se integraron profesionales entre Médicos Veterinarios, ingenieros agrónomos y zootecnistas.

En el proceso de crecimiento de COLANTA comenzó a gestarse, en el año 1979 con la la Planta de Concentrados y Sales Mineralizadas que producía 14 toneladas al día. Los equipos de esta planta fueron donados por la UNICEF, en claro apoyo a la vocación trabajadora y cooperativa de los asociados. Ir a princio de Pagina

 

Tiempos críticos: importaciones, enlechadas

El año 1977 fue considerado como crítico para el sector lechero debido a las medidas inestables del Ministerio de Agricultura que crearon pánico entre los productores de leche. El ente oficial permitió la importación desmedida de leche en polvo para las grandes trasnacionales. Comenzó así, y desde entonces, una larga lucha entre los intereses de COLANTA, que son los intereses de sus asociados, y las trasnacionales.

En 2012 se importaron 22.685 toneladas y en 2013, 6.452 toneladas, lo que representó una disminución del 72% con respecto al año anterior.

Ir a princio de Pagina

COLANTA, más servicios, más crecimiento

COLANTA siguió su línea ascendente a toda marcha. El impacto social generado se tradujo en calidad de vida para el asociado y productor de leche a quien por primera vez se le garantizó la compra de su producción. El asociado comenzó a recibir asistencia técnica, capacitación y formación que contribuyeron a que sus pequeñas parcelas fueran verdaderas empresas productivas. De esta manera el asociado constató el cumplimiento a cabalidad de los siete principios cooperativos, lo que se tradujo en calidad de vida y servicios cooperativos.  

En 1980 COLANTA prosiguió dotando de más valores agregados su producción lechera. Por eso, las botellas de vidrio, en las que se distribuía la leche, fueron identificadas con tapas de colores de acuerdo con el día de distribución; la razón de esta práctica obedeció a un criterio de control de calidad que garantizaba al usuario adquirir un producto el día de su distribución. Sin embargo, el sistema de embotellado de la leche se volvió anacrónico y dispendioso, y se incurría en costos elevados. Por eso, en 1980 la botella de vidrio fue reemplazada por la bolsa plástica. Los consumidores asumieron de forma favorable y rápida el cambio de empaque; y para COLANTA este paso significó un aporte más a la calidad de la leche. Con base en este crecimiento, en 1983 se contrataron las primeras mercaderistas de La Cooperativa a quienes les correspondía realizar la doble función de cobradoras y vendedoras. 

  Ir a princio de Pagina

Derivados lácteos

En el año 1984 se vendió el litro de leche número 500 millones, cuando apenas había transcurrido siete años desde el 25 de julio de 1976 fecha en la que se recibió y vendió la primera botella de leche. Así, era evidente la aprobación y preferencia de la leche COLANTA entre los consumidores en la década de los años ochenta.  

En respuesta a la aceptación, posicionamiento y demanda de los consumidores, el portafolio de productos COLANTA se diversificó y creció. Por eso, apareció la línea de derivados lácteos, que comenzaría producción en la planta de San Pedro, previo certificado de marca expedido por la Superintendencia de Industria y Comercio. Con este aval COLANTA comenzó a elaborar productos lácteos como quesos, mantequilla, bebidas lácteas, refrescos, leches azucaradas, dips, arequipes, entre otros. Los estrictos controles de calidad, desde el ordeño de la vaca, hasta las plantas de producción, han sido la razón del éxito de los derivados lácteos COLANTA desde sus comienzos.  

En la elaboración de quesos y pulverización es necesario que la leche presente porcentajes altos de proteína. En tal sentido, en el año 1999 se encontró con preocupación que la leche captada mostraba niveles inferiores a 2,9% de caseína que es la proteína base para la elaboración de quesos; y que dicho porcentaje era el promedio general en Colombia. Por eso, para ese mismo año, el Gerente de La Cooperativa, enfiló baterías para aumentar la proteína en COLANTA por encima del 3,15%; meta que debería ser lograda para 2002, según la directriz de Jenaro Pérez. Y los resultados comenzaron a evidenciarse. Para el año 2000 el promedio general alcanzó el 2,96%; ya en 2001 aumentó a 3,12%; y para 2002 y 2003 se mostraba el logro de la meta establecida con un contundente 3,20% y 3,23% respectivamente. En 2004 la proteína llegó a 3.26. En 2013 el promedio de proteína fue de 3.14.  

Ir a princio de Pagina

Cárnicos COLANTA

En el año 1998 La Cooperativa tenía un 10% de participación en el frigomatadero Central Cooperativa para el Beneficio Integral Pecuario, CENCOBIP, en el municipio de Santa Rosa de Osos. COLANTA, entonces, adquirió el 100% de esta empresa cooperativa, que estaba dotada de matadero para cerdos y bovinos. Con este infraestructura nació la línea de cárnicos marca Montefrío, que ha venido produciendo cortes frescos, bandejas preempacadas y canales de bovinos, porcinos, terneros, vísceras rojas y blancas. Bajo la administración de COLANTA, la planta de cárnicos mostró resultados positivos. Mientras que en el año 1998 vendió $2.719 millones, para 1999 obtuvo ventas por $3.600 millones; y en 2013 arrojó resultados por cerca de 186 mil millones de pesos.  

Ir a princio de Pagina

 

Pulverizadoras COLANTA

La industria láctea ha padecido históricamente las épocas de “enlechadas”, exceso de producción de leche en periodos de invierno, que tradicionalmente han venido ocurriendo entre los meses de abril, mayo y junio de cada año. Ante esta problemática, y para garantizar la captación de leche de asociados y productores, COLANTA decidió construir su primera planta pulverizadora. 

Así, Entre los años 1996 y 2002 entraron en operación las tres plantas pulverizadoras, las más modernas de Colombia, únicas en su tecnología en la región Andina para la fabricación de leche en polvo aglomerada, entera o descremada, de acuerdo con la demanda.

Ir a princio de Pagina

COLANTA exportador

La puesta en producción de esta infraestructura representaría la salvación del sector lechero debido a que se pulverizaban los excedentes de leches durante las épocas de “enlechadas”, los cuales eran antes donados con la consecuente pérdida económica para COLANTA. Otra consecuencia de las plantas pulverizadoras consistió en que Colombia comenzó a ser exportador de leche, con lo cual el entusiasmo de asociados y productores se reflejaría en el aumento de producción, pues La Cooperativa ya poseía tecnología para procesarla y mercadearla. En suma, se acabaron los excedentes, y se garantizó la compra de la producción a los asociados y productores. De forma oficial, en 1998 exportó por primera vez leche en polvo, leche evaporada, crema de leche y arequipe, entre otros productos. Para el año 2003 exportó 132 millones de litros de leche por US$32 millones, ubicando a Colombia como el tercer exportador de leche en Sudamérica, después de Argentina y Uruguay. En 2013 las exportaciones ascendieron a 28 mil millones de pesos.

Ir a princio de Pagina

Nuestras instalaciones

14 plantas de procesos:

• 4 Plantas de pasterización: Medellín, Armenia, Planeta Rica y Funza.
• 1 Planta de quesos frescos y madurados: San Pedro de los Milagros.
• 1 Planta derivados lácteos: San Pedro de los M.
• 3 Plantas pulverizadoras: San Pedro de los M., Planeta Rica y Valledupar.
• 3 Plantas de leche larga vida UHT: Medellín, Funza y Valledupar.
• 1 Planta de derivados cárnicos: San Pedro de los M.
• 1Planta de Sales y Concentrados: Itagüí
• 1 FrigoColanta: Santa Rosa de Osos.
7 Plantas de Recibo de Leche a nivel nacional.
10 Comercializadoras de Lácteos y Cárnicos a nivel nacional.
45 AgroCOLANTA: Almacenes de Insumos Agropecuarios a nivel nacional.
71 MerCOLANTA: Puntos de Venta Lácteos y Cárnicos a nivel nacional.

Ir a princio de Pagina

Programa tanques de enfriamiento

En 1994 se inició en COLANTA con total éxito, el programa de tanques de enfriamiento de leche en las fincas de asociados y productores. El programa consistía en financiar al campesino tanques de enfriamiento, casetas Y equipos de ordeño, para contribuir a la calidad en la cadena láctea y en los derivados. Una vez realizado el ordeño higiénico, la leche es almacenada de inmediato en los tanques de enfriamiento que detienen la multiplicación bacteriana. Para el año 1998 existían 1.000 tanques de enfriamiento instalados, de los cuales 260 pertenecían grupos asociativos o precooperativos.

Para el año 2000 COLANTA recibía leche fría desde las fincas, donde había por lo menos 2.000 tanques de enfriamiento. Para 2001 la leche fría recibida en las plantas de COLANTA se incrementó en 17% respecto al año anterior, lo que representó el 70% del líquido captado por La Cooperativa.

Con la puesta en marcha del programa de tanques de enfriamiento, las tradicionales canecas estaban destinadas a desaparecer en La Cooperativa. En 2013 tenemos cerca de 7 mil tanques, es decir un 96% de la leche que se recibe es fría.

Ir a princio de Pagina

Equipos de ordeño

En 2013, COLANTA cuenta con productores que han tecnificado su sistema de ordeño manual a mecánico, y suman ya más de 1.700; Cada vez son más los productores interesados en acceder a esta tecnología dadas las posibilidades de tecnificación a bajo costo, facilitadas por COLANTA mediante la alianza con la marca española FLACO, con distribución exclusiva para Colombia. Este programa fue diseñado para impactar positivamente los costos de producción de leche en las fincas y promover la inocuidad de la misma en las fincas de los productores, que no tenían posibilidad de acceder a esta tecnología por los altos precios del mercado.

Ir a princio de Pagina

Concentrados y sales

La producción en la Planta de Concentrados y Sales, tuvo un crecimiento de 2,5% en kg, con respecto al año 2013. Se continuó con el proceso de modernización de la planta, mediante la tecnificación del recibo de materia prima, entregas a granel y/o en sacos, sistemas de modificación y mejoramiento de las instalaciones administrativas, con el fin de lograr un aumento en la capacidad de procesos del 50%. Resultados de los procesos mejorados:

• Reducción de los costos operativos por almacenamiento, transporte urbano.
• Descargue, ensacado y arrumado.
• Disposición de la capacidad de almacenamiento en 9.500 ton.
• Optimización en tiempo y costos, mediante un sistema automático, del descargue de las materias primas importadas a granel, mejorando la productividad, bioseguridad y eficiencia de los procesos.

  Ir a princio de Pagina

Nuevo siglo, nuevas expectativas

COLANTA recibió el siglo XXI con el convencimiento de seguir siendo la mejor empresa cooperativa en Colombia para bien de sus asociados, trabajadores, productores, y consumidores en general. Así también, el propósito era seguir creciendo añadiéndole a su portafolio productos y servicios como respuesta a los retos que propone la economía globalizada. De igual manera, el nuevo milenio llegó con la internacionalización de la economía que obligaba a La Cooperativa a ser altamente competitiva, eficiente y productiva, dentro y fuera del país.

En suma, la consolidación de COLANTA es la puesta en escena de las bondades del sistema cooperativo. En 2013, COLANTA traspasó fronteras al cosechar el fruto del trabajo de aproximadamente 9.806 asociados y productores que cada día le madrugan al sol y construyen país; generar además de 6.175 empleos directos más de 35 mil empleos indirectos; y recibir en promedio 2’280.000 litros diarios de leche. 

  Ir a princio de Pagina

COLANTA, más labor social

La solidaridad es uno de los valores del cooperativismo, lo que significa servicio y compromiso con el prójimo más necesitado. COLANTA no ha sido ajena a este valor cooperativo que viene haciendo realidad con sus donaciones de leche. Entre los años 1995 y 2013 donó 88 millones de litros de leche a madres y niños en barrios marginales de ciudades como Bogotá, Medellín, Cali, Manizales, Armenia, entre otras. El total en pesos de estas donaciones fue de 86.000 millones, asumidos totalmente por La Cooperativa.  

Este espíritu altruista se ratificó en el año 1998 con la realización del programa “Vaso de leche” en 48 escuelas y colegios de la capital antioqueña que benefició a 19.910 niños. De esta manera, la leche COLANTA contribuyó a que sectores marginados y pobres de la población se beneficiaran; donaciones que desde entonces continuaron, reivindicando una vez más que cooperativismo ante todo es bienestar.

Desde 2003 Colanta ha apoyado el desarrollo de políticas públicas de nutrición del país, de la mano de las investigaciones realizadas por las escuelas de nutrición nacionales y ha participado en la contratación estatal, para el suministro de lácteos con fortificaciones dirigidas a gestantes, primera infancia y escolares, con el objeto de contribuir al consumo y aprovechamiento de productos de alta calidad, para la nutrición y desarrollo de los diferentes grupos poblacionales.

Los principales programas atendidos en el 2013 fueron:

Desayunos Infantiles con Amor ICBF: 88.131.600 raciones durante 180 días en 22 Departamentos.

MANÁ Infantil Gobernación de Antioquia: 30.239.998 raciones durante 210 días en 12 Municipios.

El balance social de COLANTA durante su historia de vida cooperativa se resume en pocas palabras: crecimiento y calidad de vida para sus asociados, trabajadores, clientes y comunidades en general.

En 2013 COLANTA fue la marca número uno en ventas en Colombia, con 500 millones de actos de compra. Este estudio fue realizado por primera vez en el país, por la firma española Kantar Worldpanel e incluyó las marcas de productos más consumidas por los colombianos. La investigación se hizo en 4.200 hogares y el liderazgo de la marca COLANTA se evidenció por la cantidad de productos encontrados en neveras y despensas, ratificándose el índice de confianza que el consumidor tiene hacia la marca, gracias a la calidad COLANTA.

Desde hace más de 25 años, COLANTA ha sido líder en el mercado nacional de la leche. Esto lo confirma el ser la “Marca más recordada de leche” y una de las “Marcas más queridas”, según estudio de “Top of Mind” de la revista Dinero.

COLANTA es una marca que despierta apego emocional en sus consumidores, lo cual es uno de los activos más valiosos de La Cooperativa.


Ir a princio de Pagina

Referencias

Fajardo, M. (2003). Presencia del Cooperativismo en Colombia. En: Revista Unircoop, 1, 121 – 138.
Pérez,H. El dedo en la llaga: Foro en Antioquia sobre crisis lechera y papera. Recuperado de http://www.colombia.analitica.com/foros/message.asp?r=33106

 


Ir a princio de Pagina